TERAPIA INDIVIDUAL

En nuestro centro realizamos psicoterapia individual con adolescentes y adultos, adaptando nuestra intervención a sus necesidades, características y ciclo evolutivo. Somos un equipo de profesionales experimentados y especializados en distintas orientaciones psicoterapéuticas.

En la vida surgen momentos críticos, caracterizados por emociones negativas intensas y persistentes, por comportamientos que agravan aún más la situación… En tales casos, siempre es indicado un proceso de psicoterapia.

Los síntomas o el malestar que se experimenta suelen surgir tras acontecimientos valorados negativamente, ante la anticipación de cambios importantes en la vida, o quizás tras una vivencia personal de fracaso, inadecuación o pérdida. Otras veces el malestar surge de procesos aparentemente crónicos o lejanos en el tiempo, de actitudes que causan un malestar intenso en varios ámbitos: pareja, relaciones personales, trabajo, etc. En todo caso, la psicoterapia puede ser muy beneficiosa.

Las dificultades que abordamos implican un espectro muy común y amplio entre la población: trastornos del ánimo (depresión, etc.), trastornos de ansiedad (en todas sus variantes), problemas psicosomáticos, crisis vitales, duelos y otros (baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, inseguridad, perfeccionismo, baja autoestima, dificultad en el control de impulsos, etc.).

 

 

TERAPIA DE PAREJA

Nuestras especialistas en terapia de pareja les ayudarán a comprender y resolver sus conflictos. Este tipo de intervención, que implica a veces a dos terapeutas trabajando juntos en sesión con la pareja, proporciona herramientas para potenciar la comunicación y facilitar la negociación de las diferencias existentes.

Quienes acuden a este tipo terapia buscan resolver una crisis puntual, solucionar problemas enquistados desde hace años, ser ayudados en momentos críticos, orientación para tomar decisiones importantes (incluso separarse del modo menos dañino posible) o simplemente mejorar la relación y crecer juntos.

 

 

 

TERAPIA FAMILIAR

La terapia de familia se basa en la premisa de que el comportamiento y/o sufrimiento de un individuo, no se da aisladamente sino en un contexto más amplio que incluye a otras personas significativas, especialmente la familia. Este tipo de psicoterapia se beneficia de los recursos de cada uno de los miembros para ayudar a solventar los conflictos existentes y mejorar su calidad de vida.

Algunas familias se benefician especialmente de este enfoque. Aquellas donde existen niños/as y adolescentes con problemas de comportamiento, las que presentan conflictos de pareja que repercuten en los hijos/as, aquellas en las que se han dado acontecimientos vitales estresantes (separación, divorcio, enfermedad y/o muerte de algún miembro de la familia, adopciones, migraciones, etc.). Este abordaje ayuda a las familias a superar y prepararse para los cambios que suponen este tipo de crisis que sobrevienen a lo largo del ciclo vital, solventando tensiones, mejorando la comunicación, etc.

Las sesiones familiares pueden realizarse con toda la familia al completo o con parte de ella. Y pueden ser dirigidas por un terapeuta o en co-terapia (con dos psicólogas/os trabajando a la vez en la sesión).